Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Coches conectados: protección de datos en 3 pasos

Avanzamos con paso firme hacia un futuro en el que la alta conectividad se está convirtiendo en la norma del sector. Por eso la seguridad de los datos en los coches conectados se ha convertido en una preocupación.

Esto se debe en gran medida al aumento de la demanda de los consumidores, impulsada por la comodidad que pueden ofrecer los vehículos conectados a la IoT (Internet de las cosas).

Esta demanda de los consumidores tiene sentido si consideramos los beneficios a largo plazo de conducir o poseer vehículos conectados. He aquí algunas de ellas:

  • Un coche conectado mejora la experiencia de poseer o utilizar una amplia gama de aplicaciones y servicios que se emparejan a la perfección con el smartphone que posee el usuario;
  • La seguridad de pasajeros y conductores aumenta y los peligros se evitan más fácilmente;
  • El conductor tiene más control sobre el vehículo, así como sobre su diagnóstico a distancia;
  • Muchas tareas rutinarias, como aparcar, pueden automatizarse o automatizarse parcialmente;
  • Los posibles problemas del vehículo pueden detectarse mucho antes y se puede ahorrar dinero en combustible al elegir siempre la ruta más eficiente.

Temor de los consumidores a pesar de la innovación del coche conectado

Aunque se espera que el mercado mundial de los coches conectados supere los 219.000 millones de dólares en 2025, con un 60% de los vehículos conectados a Internet, el sector sigue afrontando retos en su intento de generalizarse debido a su principal inconveniente: el miedo de los consumidores a los ciberataques.

Todos sabemos que el aumento de dispositivos conectados, ya sean vehículos u otros aparatos, incrementa automáticamente el número de puntos de entrada y oportunidades para los delincuentes.

Teniendo en cuenta las consecuencias a menudo muy graves de este tipo de ataques, este temor de los consumidores es legítimo y debe ser abordado tanto por la industria de la IO, pero especialmente por los fabricantes de vehículos conectados si la industria quiere ganar la plena confianza de los consumidores y la adopción de sus productos y mantener sus datos seguros.

Estado actual de la seguridad de los coches conectados

De hecho, se están tomando medidas de protección para establecer normas de seguridad de los datos en otros ámbitos del intercambio de datos.

Por ejemplo, la Ley General de Protección de Datos (GDPR) ha marcado una diferencia significativa en la forma en que experimentamos la navegación web y cualquier interacción que implique el tratamiento de datos personales.

Sin embargo, actualmente no se exige a los proveedores de servicios IoT que cumplan ninguna ley o norma de seguridad adicional.

Mientras algunos piden una legislación gubernamental específica, ya hay varias empresas que trabajan en soluciones para aumentar la seguridad de los dispositivos conectados.

Aún no está claro cuál será exactamente el impacto sobre nuestra intimidad personal a medida que nos embarquemos en este futuro conectado. Lo que está claro, sin embargo, es que si los propios fabricantes de automóviles no intervienen con algunas tecnologías claras para evitar el pirateo, la mala gestión o las violaciones de la privacidad de los datos, la industria del coche conectado seguirá luchando por ser aceptada por el gran público.

¿Qué hacen actualmente los fabricantes de automóviles? Y lo que es más importante, ¿qué más hay que hacer para garantizar a los usuarios que sus datos están seguros?

¿Qué pueden hacer los fabricantes de automóviles para garantizar la seguridad de los datos en los coches conectados?

1. inversión en seguridad informática

Normalmente, los vehículos que estamos más acostumbrados a ver y conducir en el día a día no han sido equipados con ningún tipo de seguridad de hardware en la propia electrónica del coche.

Esto se debe a que el coche nunca se diseñó originalmente para tener un sistema abierto que pudiera conectarse a sistemas externos como dispositivos IoT. En cambio, el sistema del coche debe ser un sistema cerrado.

Por eso, en cuanto se conecta el vehículo a algo externo, no hay suficientes protecciones (por ejemplo, un cortafuegos) contra los malintencionados.

Esto se soluciona en los coches nuevos instalando algo llamado pasarela segura.

En el caso de los dispositivos IoT, no podría producirse ninguna interacción con el vehículo sin pasar antes por la pasarela segura, lo que haría mucho más seguro el intercambio de datos entre dos partes.

infografía HSM Moderno

2. Inversión en seguridad del software

Con el continuo aumento de los incidentes de ciberseguridad, los fabricantes de automóviles necesitan incorporar un enfoque de la seguridad de los datos en los coches conectados que tenga en cuenta no sólo las exposiciones obvias en el software del coche, sino también las vulnerabilidades ocultas que pueden ser introducidas por los componentes de software de código abierto.

El código del software de los coches conectados es, cuando menos, extremadamente complejo: el software de un coche medio tiene alrededor de 100 millones de líneas de código.

Tanta complejidad conlleva muchas oportunidades de vulnerabilidades y un mayor riesgo de ataques maliciosos por parte de los ciberdelincuentes.

Hoy en día, no es raro oír hablar de malware diseñado específicamente para detectar fallos en el software de los automóviles.

Hoy en día, varios fabricantes de automóviles de renombre y sus proveedores de software despliegan herramientas de prueba que incluyen evaluaciones de seguridad en software estático y dinámico.

En los coches conectados, estas herramientas se utilizan para identificar errores de codificación que pueden dar lugar a vulnerabilidades del software y oportunidades para que piratas informáticos y delincuentes activen o desactiven determinadas funciones a distancia.

Aunque estas herramientas son eficaces para detectar fallos en el código escrito por el equipo interno de desarrolladores de los fabricantes de coches conectados. No son eficaces para identificar vulnerabilidades de código abierto en código de terceros.

Esto deja expuestos muchos de los componentes clave de las aplicaciones actuales, debido a que las crean desarrolladores que trabajan para proveedores externos de IoT en lugar de los propios fabricantes de automóviles.

3. Conocimiento y consentimiento del usuario

Además de proteger el hardware y el software del vehículo, es importante insistir en la responsabilidad de los fabricantes de coches conectados de alertar a los usuarios sobre la importancia de qué dispositivos permiten conectar y con qué fin.

Aquí es donde hay que obtener el consentimiento del usuario y aplicar rigurosamente normativas como el GDPR.

Los terceros proveedores de IoT deben definir claramente por qué quieren interactuar con los coches conectados y qué piensan hacer con los datos que obtengan del automóvil, pero es tarea de los fabricantes garantizar a los usuarios la seguridad de sus datos.

Alianza tecnológica entre Eval y Thales: confianza en los coches conectados

Con la vista puesta en un futuro cada vez más conectado, podemos estar seguros de que la relación entre los vehículos y el IoT no hará sino aumentar en complejidad.

Con un enfoque dedicado a la privacidad y seguridad de los datos, se puede mitigar significativamente cualquier riesgo de ciberataque o uso indebido de los datos en los coches conectados.

La industria del IoT está creciendo a un ritmo exponencial en estos momentos. Las empresas automovilísticas tradicionales deben dar prioridad a la seguridad.

Este planteamiento es necesario para aprovechar los enormes avances que la tecnología puede aportar a la vida de los conductores y usuarios de la carretera gracias a los vehículos conectados.

Con más de 20 años de experiencia en la conexión de vehículos, Eval y los clientes de Thales se benefician de su posición de liderazgo en la normalización de la conectividad móvil, prestando servicio a más de 450 operadores móviles de todo el mundo.

Las soluciones globales de conectividad y gestión remota del automóvil reducen en gran medida la complejidad de la cadena de suministro para los fabricantes de automóviles, al tiempo que facilitan la experiencia del usuario final durante los largos ciclos de vida de los vehículos.

Las soluciones de Eval y Thales permiten el uso de suscripciones de usuario final para servicios de infoentretenimiento en movilidad y proporcionan la capacidad técnica para la conectividad infoentretenimiento/telemática.

Aprovechando la experiencia probada y avanzada en seguridad digital e IoT, Thales Trusted Key Manager proporciona a los fabricantes de automóviles conectados soporte para la transformación digital, garantizando la seguridad de extremo a extremo del ecosistema automotriz.

Acerca de Eval

EVAL lleva más de 18 años desarrollando proyectos en los sectores financiero, sanitario, educativo e industrial. Desde 2004, ofrecemos soluciones de autenticación, firma electrónica y digital y protección de datos. Actualmente estamos presentes en los principales bancos brasileños, instituciones sanitarias, escuelas y universidades, así como en diferentes industrias.

Con un valor reconocido por el mercado, las soluciones y servicios de EVAL cumplen las normas reglamentarias más exigentes de organizaciones públicas y privadas, como SBIS, ITI, PCI DSS y LGPD. En la práctica, fomentamos la seguridad y el cumplimiento de la normativa en materia de información, el aumento de la eficacia operativa de las empresas y la reducción de costes.

Innova ahora, lidera siempre: descubre las soluciones y servicios de Eval y lleva a tu empresa al siguiente nivel.

Eval, la seguridad es un valor.

Sobre el autor

Otros puestos