¿Cómo afecta a una empresa la falta de inversión en seguridad?

La falta de inversión en ciberseguridad y la violación de datos pueden tener tres consecuencias principales: financieras, de reputación y jurídicas.

De hecho, la ciberseguridad ya no es sólo una cuestión de tecnología, sino un aspecto esencial de la empresa.

Atrás quedaron los tiempos en que las empresas podían delegar las responsabilidades de protección de datos únicamente en el departamento de TI. Al fin y al cabo, se ha convertido en algo estratégico y afecta a todos los sectores.

El impacto de la falta de inversión en seguridad

La falta de inversión en seguridad se traduce en importantes pérdidas financieras:

  • Robo de información corporativa;
  • Robo de información financiera (por ejemplo, datos bancarios o de tarjetas);
  • Robo de dinero;
  • Interrupciones de la actividad (por ejemplo, imposibilidad de realizar transacciones en línea);
  • Pérdida de negocios o contratos;

Las empresas que sufren infracciones cibernéticas suelen tener también costes asociados a la reparación de sistemas, redes y dispositivos.

Esto es especialmente importante porque las empresas son cada vez más digitales, lo que significa que estarán expuestas a un mayor número de amenazas si no gestionan adecuadamente los riesgos de seguridad y realizan las inversiones necesarias.

El daño a la reputación es mayor que el financiero

Muchas empresas aún no se han dado cuenta ni han medido el impacto real de una pérdida de credibilidad. La confianza es sin duda un elemento esencial en las relaciones con los clientes.

Al fin y al cabo, los ciberataques y el robo de datos pueden dañar la reputación de su organización y acabar por completo con la confianza que los consumidores depositan en usted.

Esto, a su vez, puede acarrear consecuencias como:

  • Pérdida de clientes;
  • Pérdida de ventas;
  • Reducción significativa de los beneficios;
  • Quiebra.

El efecto del daño a la reputación debido a la falta de inversión en seguridad puede afectar incluso a sus proveedores, así como a las relaciones que mantiene con socios, inversores y terceros implicados en su negocio.

Comprender la importancia de cambiar la mentalidad a la hora de invertir en ciberseguridad se ha convertido en algo vital. En plena era de la transformación digital, las empresas no pueden arriesgarse a sufrir un ataque o a no saber cómo afrontar un incidente.

Consecuencias jurídicas de la falta de inversión en seguridad

No hay que olvidar que no invertir en seguridad también acarrea problemas legales. Al fin y al cabo, la Ley General de Protección de Datos (GDPR ) obliga a su empresa a gestionar toda la información personal que posee, ya sea sobre su personal o sus clientes.

Si estos datos se ven comprometidos accidental o deliberadamente y usted no aplica las medidas de seguridad adecuadas, podría enfrentarse a multas y sanciones normativas que podrían hacer inviable su negocio.

Las recientes brechas mundiales han afectado a más de 200.000 ordenadores en 150 países y han costado millones; nada podría dejar más clara la importancia de invertir en ciberseguridad, ya que afecta a las empresas en su conjunto, no sólo a los departamentos informáticos.

 

El riesgo de atentados es real y afecta a todas las empresas

No basta con leer este post, estar de acuerdo en que hay que invertir en seguridad y no hacer nada. Porque tiene que darse cuenta de que el riesgo es real y afectará en algún momento al ciclo de operaciones de su empresa.

Basta un simple análisis de riesgos para ver lo que puede ocurrirle a su organización, a sus empleados y, sobre todo, a sus clientes:

  • Pérdida física de datos. Puede perder el acceso inmediato por motivos que van desde inundaciones a cortes de electricidad. También puede ocurrir por razones más sencillas, como un fallo discal;
  • Acceso no autorizado a los datos. Recuerde que si tiene información confidencial de clientes, a menudo es responsable contractualmente de protegerla como si fuera suya;
  • Interceptación de información en tránsito. Los riesgos incluyen los datos transmitidos entre las sedes de la empresa o entre la organización y sus empleados, socios y contratistas, en casa o en cualquier otro lugar;
  • Tus datos podrían caer en manos de otras personas. ¿Comparte esta información con terceros, incluidos contratistas, socios y otros datos importantes? ¿Qué los protege mientras están en sus manos o en las de sus socios?
  • Corrupción de datos, intencionada o no. Esto puede modificarlos para favorecer a una parte externa o debido a un error de software.

Toda empresa debe contar con un programa de inversión en seguridad

La falta de ciberseguridad debe considerarse un riesgo empresarial y no sólo un problema tecnológico. Por lo tanto, es necesario seguir unas directrices que ayuden a la organización a alcanzar unos niveles de protección adecuados.

Por eso, sea cual sea el tamaño de su empresa, debe contar con un plan de inversión que garantice la seguridad de sus activos de información.

Este plan se encarga de todas las políticas y procesos para crear un programa de ciberseguridad, además de hacerle reflexionar de forma holística sobre la protección de datos de su organización.

En resumen, un programa proporciona el marco para mantener su empresa en un nivel adecuado de seguridad, evaluando los riesgos a los que se enfrenta, decidiendo a qué dar prioridad y planificando cómo tener prácticas actualizadas.

Invertir en seguridad significa proteger su confidencialidad, integridad y disponibilidad.

Contar con un programa de inversión en seguridad significa haber tomado medidas para reducir el riesgo de pérdida de datos de diversas formas y haber definido un ciclo de vida para gestionar la información y la tecnología de su organización.

Afortunadamente, las tecnologías de ciberseguridad están al alcance de empresas de distintos tamaños y segmentos, por lo que se adaptan a sus realidades empresariales y ayudan a afrontar los retos de la protección de datos.

Cómo minimizar el impacto de los ciberataques en las empresas

Como hemos visto, las brechas de seguridad pueden devastar incluso a las empresas más resistentes.

Es sumamente importante gestionar los riesgos en función de la naturaleza de la empresa antes y después de que se produzca un ataque, realizar las inversiones necesarias y crear un plan eficaz de protección y respuesta ante incidentes cibernéticos. Porque puede ayudar a su empresa:

  • Prevenir y reducir el impacto de los ciberataques;
  • Informar de los incidentes a las autoridades responsables;
  • Recuperar los sistemas afectados;
  • Poner en marcha su empresa en el menor tiempo posible.

De esta forma, podemos ver que invertir en seguridad significa formar, educar y concienciar a los usuarios de su organización de forma continua y, por supuesto, adquirir tecnologías y servicios, buscando siempre garantizar la protección de los datos de los clientes y la continuidad del negocio, permitiendo el crecimiento continuado de la empresa.

¿Tiene alguna pregunta al respecto? Nuestros expertos estarán encantados de responder a sus preguntas y contribuir a sus proyectos de seguridad de la información.

Acerca de Eval

EVAL lleva más de 18 años desarrollando proyectos en los sectores financiero, sanitario, educativo e industrial. Desde 2004 ofrecemos soluciones de autenticación, firma electrónica y digital y protección de datos. Actualmente estamos presentes en los principales bancos brasileños, instituciones sanitarias, escuelas y universidades, así como en diferentes industrias.

Con un valor reconocido por el mercado, las soluciones y servicios de EVAL cumplen las normas reglamentarias más exigentes de organizaciones públicas y privadas, como SBIS, ITI, PCI DSS y LGPD. En la práctica, fomentamos la seguridad y el cumplimiento de la normativa en materia de información, el aumento de la eficacia operativa de las empresas y la reducción de costes.

Innova ahora, lidera siempre: descubre las soluciones y servicios de Eval y lleva a tu empresa al siguiente nivel.

Eval, la seguridad es un valor.

Sobre el autor

Otros puestos